Interpretación de los sueños

La oración de Luke Krymsky por la curación o antes de la cirugía.

Pin
Send
Share
Send
Send


Las enfermedades no han dado descanso a la humanidad a lo largo de su historia, y nuestros tiempos no son una excepción. La gente moderna prefiere confiar en sus médicos para curar una enfermedad u otra. Los creyentes también confían en la ayuda de poderes superiores, oren furiosamente a Dios y a los santos. Uno de estos santos es Lucas de Crimea, que generalmente se aborda con una oración de sanación, así como antes de la próxima operación.

El texto de la oración a Luka Krymsky sobre sanidad y salud.

Luka Krymsky dedicó toda su vida a salvar personas. El Señor Dios mismo le asignó esta gran responsabilidad, otorgándole al santo un maravilloso don de curación y visión.

El texto de la Oración para la curación y la salud dirigida a Luka Krymsky dice lo siguiente:

Esta oración puede ser pronunciada antes de cualquier intervención quirúrgica. Lo principal es hacerlo con una profunda fe en Dios, que representa el resultado exitoso de la operación. La oración ayudará a armonizar el estado de ánimo, a calmarse, a dar fe en la recuperación.

Cabe señalar que, con bastante frecuencia, los propios cirujanos recurren a la ayuda de San Lucas de Crimea antes de la próxima operación difícil. Creen que esta oración fortalecerá la mano y ayudará a minimizar las posibles complicaciones. Un retrato de un santo o su ícono es a menudo prominente en los consultorios médicos.

¿Cómo orar a Luka Krymsky para que se cure y antes de la cirugía?

Una oración por sanidad, dirigida a Luka Krymsky, debe ser pronunciada no solo por el propio paciente, es bueno si su familia y personas cercanas lo hacen. Puede llamar a la ayuda del santo en cualquier momento y en cualquier lugar, pero es mejor hacerlo en casa, frente a su icono, a la luz de una vela encendida (puede comprarlos en la iglesia).

  • Para curar una enfermedad, la oración se pronuncia al menos 3 veces al día, todos los días, hasta la recuperación.
  • Si el paciente va a someterse a una operación, se recomienda leer la oración en la víspera del día señalado, arrodillada ante la imagen del santo. Se permite pronunciar palabras en voz alta o en silencio, el número de repeticiones es 40 veces. El mejor efecto se logrará si lees el servicio de oración, dentro de las paredes del templo, o en las reliquias de Lucas el Crimeano.

Rito de oración

Si la condición de la persona enferma no le permite orar por su cuenta, entonces sus familiares deben hacerlo por él. También pueden llevar a cabo un ritual especial de oración, en el que la comida y la bebida de la persona afectada comienzan a hablar. La esencia de la ceremonia:

  1. Vierta agua corriente (aproximadamente 0,5 litros) en un recipiente de vidrio, coloque el recipiente junto a 7 velas encendidas, frente al icono de Luka Krymsky. ¡Las velas se deben comprar durante un día festivo de la iglesia!
  2. Diga "Oración del Señor" 3 veces ("Nuestro Padre"), después de eso, oración a Luka Krymsky.

El agua de conspiración necesita regar al paciente tres veces al día y agregar unas gotas a la comida. Si una persona enferma no puede comer ni beber por razones de salud, debe lavarse con agua las manos, los pies y la cabeza y, después del procedimiento, aplicar el signo de la cruz tres veces.

Unas horas antes de la operación, se recomienda leer la oración anterior sobre la ropa y la cama del paciente para que el resultado de la intervención médica sea favorable.

De la vida de Lucas Crimea

Luka Krymsky (años de vida: 1877 - 1961) - un representante del siglo XX, un santo que merecía la gloria de su vida. Esta es una persona que, en su ejemplo de vida, pudo combinar fenómenos incompatibles, la medicina y la religión.

En el mundo, San Lucas de Crimea era conocido como Valentín Feliksovich Voyno-Yasenetsky. Nació en Kerch, en una familia empobrecida de noble nacimiento. Era un hombre talentoso en muchos aspectos. Inicialmente, el joven recibió una educación artística, se graduó en una escuela de arte y también estudió pintura en Munich.

Sin embargo, Valentin Feliksovich encontró su verdadera vocación en servir a la gente. Después de graduarse en la facultad de medicina de la Universidad de Kiev, comenzó su carrera como un genio cirujano y un científico talentoso de fama mundial. Por su cuenta, muchas operaciones complicadas, durante las cuales incluso personas enfermas sin remedio se curaron, así como numerosos trabajos médicos que transmiten su inestimable experiencia de curación.

La parte principal de la vida de Voyno-Yasenetsky cayó en un momento políticamente inestable y difícil. En la década de 1920, fue acusado de espionaje y enviado a Siberia. Pero también en el exilio continuó la actividad quirúrgica y ayudó a personas enfermas. Además de su conocimiento, utilizó el sacramento de la oración en su trabajo; antes de cada operación, Valentin Feliksovich oró y pintó una cruz en el cuerpo del paciente, y siempre había iconos en el departamento de cirugía.

Después de una larga estadía en las frías tierras de Voyno-Yasenetsky, cuya salud ya estaba significativamente socavada, fueron enviados a Crimea. Allí continuó escribiendo trabajos médicos, que más tarde recibió reconocimiento mundial. Más tarde, el cirujano y el científico tomaron las órdenes sagradas y tomaron los votos monásticos con el nombre de Lucas, y en 1946 se convirtieron en el arzobispo de Simferopol y Crimea. Su santo nombre, Lucas de Crimea, apareció precisamente por este hecho.

Dondequiera que Valentin Feliksovich estaba, el flujo de pacientes a él no se detuvo. Dios le dio no solo talento médico, sino también el don de milagros. Sabemos mucho de los milagros de su vida. Así, por ejemplo, con la ayuda de una operación y oración, pudo sanar a un joven que era ciego de nacimiento, le devolvió la vista a toda la familia, salvó los pies del paciente con agua hervida, curó al niño de un gran tumor, oró por varios días sobre su salud y mucho más.

En su vejez, Luka Krymsky estaba casi completamente ciego, pero en este estado continuó aconsejando a sus jóvenes colegas. Este asombroso hombre murió el 11 de junio de 1961. Su tumba se convirtió en un lugar de peregrinación para muchas personas que vinieron aquí y oraron por su salud. Luka Krymsky continuó ayudando al sufrimiento, y después de su muerte.

En 1995 fue canonizado por la Iglesia ortodoxa ucraniana, y en 2000 fue canonizado y la Iglesia ortodoxa rusa. Sus reliquias fueron trasladadas al Convento de la Santísima Trinidad, ubicado en Simferopol.

Pin
Send
Share
Send
Send